Español

Perdón, estaba en Babia. Frases hechas del español, ¿why? [¿por qué?]

21 noviembre, 2017

Ya estaba tardando en escribir, lo sé. Perdón, estaba en Babia. Gracias a eso, a que últimamente me lo dicen mucho, me surgió la idea de esta entrada.

El español tiene muchas frases hechas que usamos a menudo, al menos yo, pero, ¿por qué?, ¿por qué me dicen que estoy en Babia y no en… qué sé yo, en Perú? Bien, he buscado el origen de alguna de las frases hechas que más utilizo y esto es lo que he encontrado:

– María, hija, estás en Babia, no te enteras de nada.

Babia es un pueblo del norte de León que linda con Asturias. Los reyes de León pasaban ahí, en su palacio, largas temporadas, sobre todo en épocas festivas (¿cuáles son las épocas festivas para un rey?). Iban allí a descansar y a cazar, a apartarse de la rutina. Es por eso que la expresión se utiliza para referirse a María cuando está distraída, cuando no hace caso a lo que la están diciendo, explicando, contando, etc.

– Hemos reservado en un restaurante donde solo sirven cocido (madrileño), y nos hemos puesto las botas.

Antiguamente solamente llevaban botas aquellos que pertenecían a clases sociales altas. Esta expresión se emplea para referirse a quién se enriquece o se excede en algo. Así se jartaron de comer cocido, comieron hasta más no poder.

(Situación común en la vida de María)

– Tío, ¿te queda mucho para llegar?

– 10 minutos (esto significa que en 10 minutos sale del sitio)

Cuando llega….

A buenas horas mangas verdes!

Esta expresión, como bien se puede deducir de mi día a día con mi tío (Kiko), se emplea para decir que alguien llega tarde pero, ¿por qué mangas verdes? Bien, es una expresión procedente del siglo XV y se refiere a los trajes que llevaban las cuadrillas que perseguían a los delincuentes que, llevaban las mangas verdes. Muy a menudo llegaban tarde a detenerlos, de aquí la expresión.

– Pues nada oye, que a la pobrecita la han puesto los cuernos

Los tan de moda ‘cuernos’, tienen que ver con el derecho de pernada. ¿Qué es el derecho de pernada? Nos remontamos a la Edad Media. El derecho de pernada era un derecho que tenían los señores para mantener relaciones sexuales con cualquier doncella que fuera a contraer matrimonio con alguno de sus siervos. En esta época se colocaba una cornamenta de ciervo en la puerta de la casa en la que el señor estaba ejerciendo este tan digno derecho. Hay quién no es señor, sigue pensando que estamos en la Edad Media y sigue ejerciendo “su derecho de pernada”. Pero en fin, para eso están las frases hechas, ¿no? Aunque del dicho al hecho… se supone que hay un trecho… ¡solo se supone! Seguimos.

Acabo con una que me encanta: ¡No hay tu tía!

Originariamente la expresión era “No hay atutía“. La “atutía” era un fármaco empleado para las enfermedades oculares que se vendía en forma de ungüento. Se vendía muchísimo ya se creía que era milagroso. Como la gente lo consumía tanto, se agotaba con frecuencia y era común escuchar a la farmacéutica decir: “No hay atutía“. Cuando decimos que no hay tu tía queremos decir que no hay remedio, que no hay nada que hacer.

Esto lo digo yo mucho, ¿a qué sí, mamá? Que no, que no hay tu tía ya, hombre, ¡hombre ya!

Son muchísimas más las frases hechas del español:

-¿Echamos un polvo?

-Que no, que aquí hay gato encerrado, no me fío.

-Pues nada oye, que te den morcillas.

Y más… se merecen otra entrada. Próximamente.

Fuentes: Traducciones.com, Diario Información

You Might Also Like