Español

Las metonimias cotidianas: ¿me dejas el tippex?

23 octubre, 2017

Escribo esta entrada porque el otro día me pasó una cosa muy curiosa en el trabajo.

Me encarga mi jefe pedir precio de una cosa. Digo ‘cosa’ porque cuando me lo dijo no sabía ni lo que era. Luego me di cuenta de que era una herramienta, pero tarde.

– María, cuando puedas busca en la web de este proveedor a ver los tráctel que hay.

Bueno, primero te tengo que decir que esto me lo dice por teléfono, con el manos libres, el ruido, etc., y que no sabía ni lo que me había dicho.

Como siempre que me pasa eso, abro el buscador de Google y empiezo a teclear letras.

Tract, tracter, tractel y así hasta que me sale la palabra correcta.

En la página del proveedor no encontraba nada, bueno, sí lo encontraba pero como no sabía lo que era, pues le dije que no había.

Me voy a Amazon y escribo: ‘Tractel monofásico eléctrico’.

Qué raro. No hay resultados.

Lo peor no es que no hubiera resultados, es que me salen fotos de herramientas o lo que sea, totalmente distintas. Y yo cómo sé ahora qué es lo que quiere este hombre. Unos tenían gancho, otros una palanca, otros cadenas. Vamos a ver, yo si te pido un pantalón vaquero es un pantalón vaquero, puede ser oscuro, clarito, tener rotos o no, pero es lo que es, pero claro, cuando una no sabe, esto es lo que pasa.

Total, media mañana buscando en Internet a ver qué encontraba. Pero vamos a ver, qué precio le doy yo si no tengo ni idea de que tengo que coger.

Vale, pues ya cuando he perdido toda la mañana, llega (mi jefe) y me dice:

– ¿Qué? ¿Has encontrado eso?

Vamos a ver qué le digo yo ahora.

– Si no encuentras Tráctel puede ser de otra marca, mira a ver…

Eh… vamos a ver… ¿Tráctel es la marca? Claro, Amazon no tenía Tráctel, tenía Beger, tenía Connex, en fin, tenía cabrestantes o polipastos de ‘x’ marcas, pero no de Tráctel. Y Y así fue cómo María perdió toda la mañana.

Pues esto pasa muy a menudo, lo que pasa es que, normalmente, todos sabemos lo que es un Kleenex, un sándwich de pan bimbo con nocilla o el tippex, pero, ¿sabemos que cuando usamos esas palabras no ‘hablamos correctamente’?

Desayunamos crispis (de la marca Krispies), pero deberíamos desayunar cereales.

Nos hacemos un sandwich de pan bimbo cuando deberíamos hacerlo de pan de molde.

Usamos el papel Albal para envolver las sobras cuando deberíamos usar el papel de aluminio.

Nos vamos a tomar un Rioja cuando deberíamos ir a tomarnos un vinito, de Rioja sí, pero un vinito.

– ¿Tienes tippex? No, tengo cinta correctora.

De pequeña me hacía mi abuela bocadillos de nocilla en el pueblo. No, María, te hacía bocadillos de crema de cacao, pero bueno (así estaba yo con la Nocilla).

Y así muchas más…

La metonimia, así se llama este fenómeno de la lengua, designar a una cosa con el nombre de otra con la que tiene algún tipo de relación de dependencia o causalidad.

En todos estos casos se asocia el producto a una marca.

¡Ay las empresas, qué contentas están!

Lo que daría el fabricante de Nesquik porque fuera de uso generalizado el decir:

-Me voy a tomar un Nesquik en vez de un Cola Cao.

Y el de Nutella y el de Pan Rico…

 Aunque yo con los crispis y los Kleenex, me resisto. Lo he intentado, pero sigo sin tener Kleenex en el bolso y desayunando un tazón de leche con crispis, que me gustan mucho.

You Might Also Like