Traducción Varios

El lugar de trabajo de una traductora

15 junio, 2017

La entrada de hoy es un tanto especial.

Un compañero del sector traductoril (@henares1, traductor de español a neerlandés y viceversa), me ha pedido que describa mi espacio de trabajo y que le envíe una foto.

Pues allá voy.

Como ves, no es nada del otro mundo:

  • Una mesita (utilizo el diminutivo que tanto me gusta ya que su tamaño no es suficiente para cubrir mi desastre)
  • Dos ordenadores (solo en el portátil puedo usar Trados)
  • Bolígrafos (por si uno no me escribe tengo cien, si no más)
  • Post-it de colorines

El resto de cosas varía según lo que esté haciendo. En este momento me has pillado haciendo una corrección, así que cuento con:

  • Diccionario María Moliner
  • Cuaderno de notas
  • Cuaderno de apuntes del curso de corrección

(Además, tengo abierto el Diccionario de la Real Academia Española online, Wordreference Sinónimos y la Fundéu, lo digo por si alguien se enfada al leerme y luego me comenta: «Pues vaya corrección estará haciendo sin X e Y». No, hoy no se me olvida ningún recurso).

Y bueno, mi mando del aire acondicionado que no me falte nunca que no soporto la caló de mi buhardilla.

Te tengo que decir, amigo @henares1, que lo he ordenado un poco para la foto (seguro que estás pensando: «Pues menos mal que lo ha ordenado»). Pues sí, aunque parezca mentira. Hay gente que solo sabe trabajar con papelujos y cosas por medio. Sí, pues de esas soy yo.

Antes de dejarte, me gustaría hablarte de mis bolis, y es que tengo obsesión. Tendré… no sé qué decirte… ¿cien bolígrafos? Sí, sí, por lo menos cien. De cada sito que voy me tengo que llevar un boli. No pienses que te hablo de Sevilla, Budapest o Nueva York, no. Si voy al estanco, también me llevo un boli; si voy a la farmacia, me llevo otro; otro del Corte Inglés… y así. Así que, ya sabes, cuando me veas, ojo conmigo que, cuando menos te lo esperes, ya no tienes boli. Luego me pasa una cosa, siempre escribo con el mismo, con mi boli BIC de toda la vida. Pero bueno, un vicio es un vicio.

Pues nada, colorín, colorado, esta entrada se ha acabado.

Espero que te guste y espero también que sean muchas veces.

Firmado:

María y su desastre.

Nota aclaratoria: Disculpad si hay algún dedito en el cristal… En qué hora se le ocurriría a mi madre lo del cristalito…

You Might Also Like