Traducción Varios

Eneti 2017

30 abril, 2017

Bueno, pues aquí estoy para hablaros de mi experiencia en el #ENETI2017.

Lo primero que quería incluir en esta entrada es un resumen general que puedo ofrecerte en una sola palabra: ENRIQUECEDOR.

Ese es para mí el adjetivo que mejor describe mis dos días en Bilbao.

En segundo lugar, quiero agradecer a todos los estudiantes organizadores del evento. Es un lío del copón y ha estado todo genial, así que el resultado debe ser para vosotros una recompensa y una gran satisfacción ya que, al menos en mi caso, me ha llenado del todo.

Ahora vienen las charlas.

Qué discursos.

A mí me han encantado.

Aparte de la ponencia que cerró el #ENETI2017 y en la que participó mi extutora de prácticas Eugenia Arrés (entre otros) a la que siempre da gusto escuchar, tengo que destacar y hablar primero de las dos que más me gustaron.

Una de mis preferidas fue la de Elena Fernández, de Trágora (Día 28 de abril de 10 a 11: «¿Alguna #TRADUDA? Tú preguntas, yo respondo»).

De verdad que es un gusto escuchar a esta señora, bueno, señorita.

Lo que más me ha gustado de ella es su forma de hablar, su cercanía. No sé, al escucharla me parecía conocerla de toda la vida. Y bueno, esa gracia andaluza que claro, no está pagá.

Respondió a las preguntas que varios estudiantes la plantearon antes de celebrarse las jornadas. Casi todas se basaban en qué hacer y cómo seguir nuestra carrera después de la carrera en sí, valga la redundancia.

Habló de marcas personales, de blogs y de páginas web. Habló de salidas profesionales; de currículums y de cómo gestionar su envío para buscar trabajo. Me dijo también que era más complicado que me ganase la vida de traductora literaria. Ahí me deprimí un poquito, pero bueno, es algo que ya sé… Pero enseguida me contenté.

Su mensaje principal: SÍ SE PUEDE.

Yo me encontraba allí en una situación algo excepcional. Sí, soy traductora autónoma, ya no soy estudiante, pero no tengo trabajo para comer todavía de esto. Estaba en medio de los estudiantes que allí había y de los profesionales que exponían. Bueno, esto lo digo para que me visiones. La verdad es que de los ponentes lo que me separa es un universo, sobre todo si hablamos de profesionales como Quico Rovira-Beleta.

Te voy a hacer un truco de magia. Piensa en una película. La que quieras, es igual que sea antigua o nueva. ¡Bingo! La ha traducido él. Qué grande, señor.

Retomo lo anterior.

Bien, pues eso, que me animó Elena. Que me animó a seguir echando currículums y a seguir buscando encontrar el norte en esto de la traducción. Yo ya la conocía de las redes sociales y de los famosos Hangouts Trágora que me encantan, pero el escucharla ha sido cien mil veces más gratificante. Como ya te dije, Elena, te tomo como segundo referente.

La segunda gran ponencia: Alex Herrero (día 28 de abril de 15:30 a 16:30: «Sayonara, errata»).

Este no es andaluz, o por lo menos no tenía voz de serlo, pero vamos, no paré de reirme hasta que se marchó. Yo le hubiera dado una hora más.

Alex Herrero trabaja en la Fundeu. Sí, en mi amiga la Fundéu.

¡Ay con lo que a mí me gusta la Fundeu!

Es corrector. Me encantó también su forma de dirigirse a nosotros y su ironía.

Habló de las máquinas como sustitutas de traductores y correctores. Dejó clara la necesidad de los correctores, más en la sombra aún que el traductor. Y dos frases con las que me quedo:

«Soy domador de palabras e ilusionista de las letras»
«En lengua es un error pensar que algo es un error»

(Manuel, a ti te hubiera encantado esta charla).

Entremezcló palabras como «chimpún, comillicas, cursivicas y chuli». Y ya sabéis que a mí con esas cosas se me gana.

Alex Herrero: Un diez.

Bueno, ahora te voy a contar un poquito el resto de las charlas, todas también geniales.

En primer lugar, «Los superpoderes del traductor», por Itziar Hernández.

Itziar nos habló de los superpoderes con los que debe contar un traductor. Dijo que el traductor debe ser curioso, que debe «ser cotilla en varios idiomas». Tiene el traductor que tener un método de trabajo que sea personal e intransferible. Aquí introdujo un dato, también curioso. Ella no se lee los libros antes de traducirlos pues dice que si antes de traducir uno ya sabe que será el mayordomo el asesino, traduce de otro modo. Me gustó mucho esta aportación. Itziar dijo además que debemos descansar, tener dignidad profesional, que por supuesto debemos saber usar un ordenador, y que debemos asociarnos. Algo que también me gustó de ella es que habló de la especialización:

«Nos especializamos en lo que nos especializan los clientes».

Claro que sí, guapi.

Esta es mi frase preferida de su ponencia:

«¿Quieres que te pique una arañita y te transmita los superpoderes del traductor?». Genial, Itziar.
La segunda charla se tituló «La ciencia ficción también tiene nombre de mujer: escritoras y traductoras de mundos distópicos» y participó Aitziber Elejalde y María, su tutora.

Habló de autoras obras de ciencia ficción y de sus libros. Habló de Joana Russ, de Octavia E. Butler y de Margaret Atwood, entre otras. También de sus traductoras. Habló del Cuento de la criada y allí estuve disfrutando de un mar en el que flotaban jezabeles, econoesposas, especies sexualmente neutras y una ermitaña asocial, feminista y baptista. Nos habló de dos iniciativas: Adopta a una autora y La Nave invisible.

Siempre me ha encantado escuchar el análisis de la traducción desde el punto de vista del género.

En tercer lugar, ¡los videojuegos!

«Localización de videojuegos: la venganza». Así se tituló mesa redonda de Vicent, Ramón Méndez, Carlos Montilla y Judit Tur.

Esta ponencia me sorprendió. Yo pensaba que no me iba a gustar mucho por la temática. Y es que no soy yo muy de videojuegos. Pero todo lo contrario, dijeron cosas súper interesantes.

Hablaron de cómo traducían los videojuegos sin saber de qué iban, sin ver una sola imagen. Hablaron también de las diferencias entre tratar con agencias y con clientes directamente.

Esta vez tratamos con Assassin, Pokémon y muchos más que no se pudieron mencionar por CONTRATOS DE CONFIDENCIALIDAD DE POR VIDA. Curioso dato también.

Se habló de las funciones de un PM (gestor de proyectos) y de los juegos triple A (los juegos top). Me entretuvo mucho. Gracias, también.

Ya por la tarde, después de unos pintxos y del cafelito, nos hacieron una pequeña presentación de SDL Trados, software de traducción y empresa patrocinadora del evento.

 Y llegó Ana Tamayo y el doctorado.

Ana nos habló del doctorado como otra posibilidad de trabajo que hay después de acabar la carrera. Y para qué me dijo nada. Yo que ya lo había estado pensando… ¡miedo me da!

Bueno pues nada, nos contó su experiencia y nos explicó cómo acceder al doctorado hablándonos de las becas y demás.

No se puede tener otro trabajo si te conceden la beca de doctorado y este último lo puedes hacer a tiempo parcial o a tiempo completo.

Está muy bien que alguien hable de esta posibilidad de la que la mayoría huimos. A mí hasta que Ana me habló, la palabra «doctor» me asustaba.

Después de Ana tocó: «La traducción fantástica: superhéroes y naves estelares». En esta mesa redonda participaron: Javier Pérez Alarcón, Quico Rovira-Beleta, Josep Llurba y Manu Viciano.

Otra que estuvo genial. Esta es la charla de la que te hablaba más arriba en el truco de magia, y es que vaya cuatro… Todas las películas que hayas visto han pasado por sus manos. Qué geniales.

Algo que me gustó mucho es que había en la mesa profesionales con edades muy distintas que nos pudieron dar diferentes puntos de vista del trabajo de un traductor. Había mucha compenetración entre ellos y me gustó mucho como hablaban de su trabajo. Yo no entiendo mucho de Star Wars y Star Trek, pero ellos inspiraban amor hacia todo ese género. Así es como uno tiene que lidiar con sus obras de arte. Nos contaron anécdotas y cómo empezaron a hacerse camino en esto de la traducción.

Esta mesa cerró el primer día del #ENETI2017.

Al día siguiente nos despertamos con la traducción jurídica. ZASCA.

«Traducción jurídica. ¿Quién dijo miedo?» fue el título de la ponencia de Arantza Blanco.

Esta charla me recordó mucho a mis tiempos de universitaria… qué clases de jurídica más bonitas. BONITAS sí, he dicho BONITAS. Y es que a mí me encantaba.

Arantza nos introdujo un poco en este mundo  y nos habló de sus alumnos y sus clases; de las diferencias entre traducción jurídica, jurada y judicial y de las posibilidades de los profesionales en este ámbito.

Me quedo con esta frase:

«El traductor jurado es un notario de la lengua». Totalmente. Qué frase tan visual.

Gracias, Arantza. Y gracias a su alumna (no recuerdo el nombre, perdón).

Después de Arantza vino Elena, de la que ya te he hablado y, después de otro cafelito y un pequeño descanso, las lenguas cooficiales.

En esta mesa redonda June Díaz, Iria Raibo y Marta Morros nos presentaron tres asociaciones: EIZIE, del país vasco, AGPTI, la asociación gallega y APTIC, la catalana.

Yo conocía a APTIC por su código deontológico, muy nombrado en el Máster TISP, pero no conocía las otras dos.

Nos contaron la situación de las asociaciones, nos hablaron de sus socios, del trabajo que llevaban a cabo, del número de escuelas de sus respectivos idiomas que había repartidas por el extranjero, del número de hablantes de catalán, euskera y gallego… Una mesa redonda también de mucho interés.

Nos fuimos a por otro pintxo y llegó Alex.

La siguiente charla fue sobre la lengua, que no lenguaje, de signos.

El título de la ponencia fue: «Interpretación de la lengua de signos».

La ponente nos habló de la vestimenta del intérprete de lengua de signos, lisa y oscura. Aquí nos acordamos también de nuestras clases del Máster, de nuestro vestido negro o gris y de nuestra americana. Qué guapas todas.

Nos habló de la situación del intérprete de lengua de signos en España: mala. Su labor se centra sobre todo en los servicios públicos y, como los ven como un profesional que realiza una labor muy social… pues ya se sabe: mal pagados. Habló también de las diferentes lenguas de signos y de que en España solo eran oficiales la catalana y la española.

Lo más curioso: la muestra de interpretación que nos hicieron. Me pareció increíble. Genial.

Y, por último y para culminar el #ENETI2017: Eugenia Arrés, Alejandro L.Lapeña, Juan Yborra y Sara Bueno.

Su mesa redonda habló del Transmedia y se tituló: «Transmedia: traducción literaria, traducción de cómics y traducción audiovisual».

Los ponentes nos hablaron de lo que da de sí el género de la narrativa, de cómo en Dragon Ball los traductores usaron 3 o 4 palabras distintas en capítulos muy cercanos entre sí para hablar de una misma cosa y de películas francesas porno mudas.

Lo más asombroso: ver cómo era el mismo Rajoy el que se guardaba un hueco en su apretada agenda para hablarnos de todo esto.

Y vuelta a Madrid.

Me llevo muchas cosas de este encuentro, pero antes de decírtelas, bueno, de escribirlas, quiero agradecer a mi amiga y compañera de batallas traductoriles Karen Carvajal. Karen, hija, gracias por ser mi guía y por hacer de guardián. Ya sabes que nos vemos en la próxima.

Gracias también a mis excompañeros de la UAH. Así da gusto.

Y bueno, como broche final de este testel que te he soltado hoy te diré que:

No desaproveches la oportunidad de acudir a encuentros como este. Como ya te he dicho al principio es enormemente enriquecedor. Conoces a mucha gente del entorno y te da grandes ideas (aunque si estás como yo saldrás también algo liado, pero eso también es bueno).

Y eso, que sí se puede, o al menos esa esperanza tengo yo, la esperanza de poder algún día levantarme por la mañana y hacer lo que me gusta.

Nos vemos en Málaga #ENETI2018

You Might Also Like