Varios

¿Por qué estudiar el Máster TISP en la Universidad de Alcalá?

7 mayo, 2017

Bueno pues, para seguir con la tradición, esta vez te voy a hablar del Máster en Comunicación Intercultural, Traducción e Interpretación en los Servicios Públicos de la Universidad de Alcalá.

He decidido ser yo misma la que describa y opine del mismo.

Pues bien, abro comillas:

El Máster TISP tiene una duración de un curso académico, comenzando en octubre y acabando en julio, mes en el que se presenta el Trabajo Final.

Se divide en tres módulos/bloques. El primero de ellos se cursa online, no hay que ir a clase.

Este primer módulo está dedicado a la Comunicación Intercultural y se divide a su vez en tres temas. Hay trabajillos que entregar y exámenes finales de cada bloque. Todo se cursa a través del aula virtual. Muy facilito para los que no se apañen muy bien con las nuevas tecnologías. Los temas llevan una cronología, es decir, hay que entregar los trabajos y hacer los exámenes con una fecha tope. Después de esa fecha ya no se puede hacer nada. Pero tranquilos, hay tiempo de sobra. De esta parte del Máster destaco los foros. Todos los estudiantes comentan los ejercicios y los puntos de la teoría a su antojo. Durante el módulo online están juntos los estudiantes de todos los idiomas, es decir, tenemos a nuestro alcance el punto de vista de, al menos, 6 culturas diferentes. En mi caso estuve en contacto con los estudiantes chinos, rusos, árabes, franceses, ingleses y españoles, claro.

Una cosa que se me había olvidado. Dependiendo del año, el Máster se puede cursar en diferentes idiomas. En mi año (2015-2016), se daba en las lenguas que he citado en el párrafo anterior.

El segundo módulo, de noviembre a diciembre, está dedicado a la traducción y la interpretación en el ámbito sanitario. La parte de la traducción se centra en textos del ámbito sanitario (claro, María, en qué se iba a centrar si no). Se traducen de manera directa e inversa textos como: guías hospitalarias, informes médicos, recetas, guías de atención al paciente, etc. Se trabaja mucho la terminología y el tema de creación de glosarios.

En cuanto a la parte de la interpretación… ¡fantástico! He de decir que yo empecé asustada, y acabé asustada también. Pero vosotros, sin miedo. Vamos a ver; yo no tenía ningún tipo de formación en interpretación y cuando yo llegué allí y vi a mis compañeras… qué manejo con el bloc de notas oye, qué símbolos… y encima… ¡interpretación en la pizarra! Allí, delante de todo el mundo…

Esa fue mi cara el primer día de la clase de interpretación. Y esta, mi postura durante el resto del curso:

Así escondía yo la cabeza para que no me sacaran a interpretar… Pero claro, al final María tuvo que salir y bueno, no se me dio mal.

A pesar de todo esto, que solo es cosa mía, de mis nervios y mis cosas, tengo que dar un 10 a esas clases de interpretación, y a los profesores por su paciencia y dedicación. Hacen las clases un juego y así, casi que te daban ganas de salir voluntario, oye. «Casi», por que por mucho que lo pensaba antes de clase, al final mi mano nunca se levantó para ser ni doctora ni ná de ná. La interpretación que se práctica es, sobre todo, consecutiva. Se hacen algunas prácticas con simultánea, pero poquita cosa.

El tercer módulo es el dedicado a la traducción y la interpretación jurídica y administrativa. En una primera parte se trabaja con los textos de ámbito administrativo (y con las interpretaciones de este mismo campo) y después se pasa a la jurídica. Lo mismo. En cuanto a la traducción administrativa vimos textos del tipo: acta de notas de una universidad, títulos universitarios, pago de impuestos municipales, etc. En cuanto a la jurídica: denuncias, actas policiales, cédulas de citación, etc.

En la parte de interpretación, igual. Prácticas con role-plays en las que nos repartíamos los papeles e íbamos rotando para que todos interpretáramos. Siempre tenemos que llevar preparado nuestro glosario y habernos formado un poquito en la temática que vamos a tratar.

Este tercer módulo se cursa durante los meses de enero y febrero.

Finalmente, las prácticas y el TFM.

Se ofertan prácticas en empresas/instituciones de diversa índole. Salen una o varias plazas y el alumno las va solicitando. Hay prácticas en empresas y asociaciones dedicadas a la traducción y a la interpretación como por ejemplo ASETRAD, hasta en instituciones públicas como hospitales y el Departamento de Traducción e Interpretación de la Policía Nacional. La pena es que tienen la duración de un mes, pero bueno, siempre que estés matriculado en la Universidad tienes la opción de elegir otras empresas para seguir poniendo en práctica los conocimientos adquiridos.

Y, el TFM, pues lo normal. Eliges un tema, yo en mi caso hablé de la importancia de la comunicación no verbal en los procesos de interpretación en los servicios públicos, se te asigna un tutor y ale, a leer y leer y leer y leer y luego a escribir y escribir y escribir y analizar y analizar y así hasta el día en que lo entregas, lo presentas y fin de la historia.

Para preparar el TFM hay, oficialmente, 3 meses, desde marzo que acaban las clases, hasta principios de junio (si no recuerdo mal), que se entrega. Luego tienes casi todo el mes de junio para preparar la presentación.

¿Mi opinión?

Bueno, aunque yo estiraría un poquito la duración del Máster, es un curso completísimo. Se ofrece muchísima materia y se aprende mucho.

Yo lo recomiendo

You Might Also Like