Español

«Chaqueta sahariana» para el frío

12 marzo, 2017

 

El otro día me doy cuenta de que está mucho de moda una chaqueta.

No es una chaqueta normal, no.

«Chaqueta sahariana»

Y digo yo para mí: «Chaqueta sahariana para el frío del desierto»

Sí, señor.

Y la cosa es que ves la chaqueta y bueno, sí, es finita, claro, cómo va a ser gorda, si mucho frío en el desierto va a ser que no hace.

Pero vamos, que me parecía a mí un poco irónico eso de «chaqueta sahariana». Para mí era lo mismo que decir «biquini noruego» o algo así.

Y claro, me picó la curiosidad.

Todo tiene su por qué.

«Esta chaqueta, hecha de algodón o lino, va ceñida a la cintura y tiene cuatro bolsillos (dos de fuelle y otros dos de parche). Originariamente, se trataba de una prenda militar utilizada por la armada inglesa en la India a comienzos del siglo XIX. Por su color (beis o caqui, que en hindi significa polvoriento, del color de la tierra) inspirado en las camisas de pijama, era ideal para que los militares pasaran desapercibidos. Ernest Hemingway popularizó esta chaqueta en un safari que realizó por el este de África en 1933, durante el que escribió Las nieves del Kilimanjaro. Desde entonces, esta prenda también se conoce como chaqueta safari. Además, el cine le confirió esos aires de nobleza que la caracterizan. En los años 50 y 60, Clark Gable o Charlton Heston, entre otros, la sacaron definitivamente del ámbito militar para convertirla en la chaqueta sahariana de Peter O’Toole en Lawrence de Arabia» (Huffignton Post).

Vale, pues ya está… camellos del Sáhara, Lawrence de Arabia, militares… Y voilà:

«Chaqueta sahariana»

Pero vamos, que sigue sin gustarme el nombre, que a mí me hablan del Sáhara y lo que menos me imagino yo es una chaqueta.

Pero en fin, así es el lenguaje de la moda, cuantos más intríngulis, mejor.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply