Español

Vale por un lavado, pero con tilde

19 enero, 2017

Julio. Tormenta en Madrid. Mi coche llenito de arenilla, dicen que venida directa del Sáhara. Me veo obligada a llevarlo a lavar (no es que sea poco higiénica, pero cosas como esta, no sé por qué, me las sigue haciendo papá). 

Llego a la gasolinera. Túnel de lavado. Me da un poquito de claustrofobia pero no me salgo del coche. María, tú fuerte. 

Empieza el agua. Sigue el jabón. Meneo por aquí y por allá y, cuando para, entre todas las gotitas que cubrían mi ventana, ¿sabéis de qué me doy cuenta? De que en esta gasolinera tienen todo un tesoro; de que he disfrutado de un lavado (bueno, yo no, mi coche) que seguro que pocos de vosotros tenéis a vuestro alcance. 

Que sepáis que me han lavado el coche con AGUA OSMOTIZÁDA. Ojo, que no es peccata minuta, que el dinero lo he invertido bien, que para una vez que lavo yo el coche, tengo suerte y me lo lavan con tilde. 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply